Tel. 973 15 60 13 | Oli d'oliva Verge Extra L'Espluga Calba
Instalaciones de equipos de prensa antiguos donde se prensaba el aceite de oliva.

HISTORIA DEL ACEITE DE OLIVA

El aceite de oliva es el zumo exprimido de las olivas o aceitunas, como queramos llamarlas, un nombre deriva del latín y el otro del árabe. Su uso en la cocina es ampliamente conocido desde la antigüedad, así como sus saludables propiedades.

Se originaron los primeros árboles del olivo (Olea europea) a partir de su variedad silvestre, el acebuche, de frutos y hojas más pequeños. Se cree que su cultivo empezó hace unos 6.000 años en la región de Mesopotamia y zonas costeras del Caucaso y Siria.

En nuestro país fueron los fenicios quienes trajeron su cultivo unos 1.050 años A.C.

Se extendió de forma amplia su plantación durante el Imperio Romano y posteriormente los árabes renovaron y ampliaron las plantaciones con su espectacular desarrollo de la agricultura.

Estos bellos árboles de gran longevidad y resistencia con sus troncos retorcidos y llenos de oquedades parecen esculturas vivas y son recuerdos de épocas pasadas. Hay multitud de variedades siendo una de las más grandes la gordal sevillana y la más pequeña la leridana arbequina.

Los antiguos egipcios creían que la diosa Isis les trajo el olivo y les enseñó a producir el aceite. Ramsés II, faraón de Egipto en el año 1.400 A.C. lo utilizaba habitualmente con fines curativos. Lo consideraban un árbol sagrado y colocaban un ramito de olivo en los sarcófagos de los difuntos.

En la antigua Grecia el sabio Dioscórides describió sus propiedades medicinales y las primeras olimpiadas se inauguraron encendiendo una rama de olivo. Como símbolo de la victoria se coronaba a los atletas vencedores con coronas hechas de ramas del olivo sagrado que estaba en el templo de Zeus.

La Biblia y el Corán también mencionan al olivo en distintas partes de estos libros sagrados, valorando su uso doméstico en la alimentación y para dar luz en las lámparas.

En América fueron las expediciones españolas y portuguesas quienes introdujeron su cultivo en las zonas climáticas adecuadas.

Nuestro país tiene el privilegio de ser el mayor productor de aceite de oliva, exportando el 65% a multitud de países. Su cultivo  llega en la actualidad a 2’75 millones de hectáreas principalmente en el centro, sur y este de la península. En Cataluña se cultiva mayoritariamente la variedad arbequina de la comarca de Les Garrigues, cuyas pequeñas aceitunas dan un aceite muy sabroso y especial.

Instalaciones de equipos de prensa antiguos donde se prensaba el aceite de oliva.

Desde hace más de 500 años se elaboraba el aceite en molinos de piedra, tirados por caballerías o manualmente, se prensaba la pulpa con una gran viga de madera y se recogía el aceite obtenido, dejándolo reposar para quitar impurezas.

Actualmente el proceso es similar pero adaptado a las modernas tecnologías más eficientes.

Nuestras aceitunas de la Cooperativa de La Espluga Calba, se llevan directamente del campo, se lavan y trituran en la misma cooperativa, obteniendo un aceite de oliva virgen extra prensado en frío de extraordinaria calidad.

Algunos años de frío intenso hicieron estragos en nuestros olivares, también severas sequías e incendios pero tenazmente cultivados por nuestros campesinos hicieron que sacaran nuevos brotes y volvieron a formar los bellos árboles que podemos observar en algunos históricos olivares.

En resumen, el aceite de oliva tiene una larga historia que abarca miles de años y ha sido apreciado por todas las culturas por sus beneficios para la salud. En la actualidad la rama de olivo y la paloma que la lleva en su pico simbolizan la paz, algo tan necesario en nuestro planeta.