Tel. 973 15 60 13 | Oli d'oliva Verge Extra L'Espluga Calba
Cooperativa de L'Espluga Calba: PREPARAR OLIVAS EN CASA

PREPARAR OLIVAS EN CASA

Las aceitunas arbequinas son la materia prima para elaborar nuestro aceite de oliva virgen extra Spelunca, un alimento básico en la dieta mediterránea ideal para cuidar nuestra salud por su concentración de ácido oleico.

Existen más de 200 variedades de aceitunas: manzanilla, gordal, hojiblanca, picual, arbequina, etc. Todas se pueden usar para preparar en casa, según la disponibilidad de la zona o la temporada. A partir de septiembre las aceitunas verdes ya se pueden empezar a recolectar para preparar en salmuera, las variedades negras necesitan más tiempo de maduración para poder cosecharse.

Picotear unas aceitunas como aperitivo es una buena costumbre ya que ayudan a bajar el colesterol y los triglicéridos. Las olivas son una forma saludable de enriquecer todo tipo de platos, desde ensaladas hasta pizzas y además de encontrarlas en el comercio podemos animarnos a prepararlas en casa fácilmente.

Las variedades verdes, como nuestras pequeñas arbequinas son muy sabrosas, ricas en fibra y son un buen alimento para los diabéticos porque no contienen azúcares. La oleuropeina que les da su sabor amargo, estimula el apetito y ayuda al páncreas en su función de producir insulina.

Aquí explicamos varias recetas para prepararlas sin productos abrasivos ni ningún tipo de química, solo agua, sal y algunas hierbas aromáticas.

 

ACEITUNAS VERDES O ARBEQUINAS

Recién recogidas, frescas y sin impurezas, lavamos las aceitunas y las repartimos en botes de cristal, cubriéndolas con agua. Cada día damos la vuelta a los botes, escurrimos y volvemos a llenarlos con agua nueva. Después de 2 semanas añadimos la sal, unos 15 gramos por litro de agua y las hierbas aromáticas: pueden ser tomillo, ajedrea, hinojo, etc. a nuestro gusto. Se dejan los botes en un lugar oscuro y fresco y pasados unos dos meses podemos empezar a consumirlas.

 

ACEITUNAS VERDES PARTIDAS

Para esta preparación necesitamos variedades de mayor tamaño: gordal, sevillanas, etc.

Con la mano del mortero las vamos rompiendo dándoles un golpe o también podemos cortarlas con un cuchillo. Las ponemos en botes cubiertas de agua que cambiaremo a diario durante 10 ó 15 días según el tamaño de las olivas. Pasado este tiempo añadimos 10 g de sal por litro de agua y unas hierbas de sabor intenso: romero, tomillo, laurel, piel de limón, ajos o ñoras. Si queremos que estén un poco picantes podemos poner más ajos y alguna guindilla. Pasadas unas dos semanas estarán listas para su consumo. Estas olivas tienen un gusto intenso y un poco amargo pero resultan un buen aperitivo.

 

OLIVAS NEGRAS EN SAL

Las olivas deben estar bien maduras y negras. Las lavamos y pinchamos de una en una con una aguja o un palillo varias veces hasta llegar al hueso para que penetre bien la sal y el agua.

Una vez pinchadas, llenamos un recipiente con ellas y las cubrimos con agua fresca, cambiando el agua a diario durante unos 10 ó 12 días para que pierdan su amargor.

En una olla con agua suficiente añadimos 10 g de sal por litro, unas hojas de laurel, hinojo y piel de limón. Se deja hervir unos 15 minutos y una vez esté fría se llenan los frascos con las olivas y la infusión. Pasada una semana ya se pueden consumir.

 

ACEITUNAS NEGRAS PASAS

Se preparan con aceitunas bien maduras, que empiecen a arrugarse y que pondremos en una bolsa de red a sol y serena en un lugar frío para que queden muertas y pierdan su amargor. Se ponen en un recipiente grande, se esparce sal por encima, unas ramitas de tomillo y piel de naranja o limón, removiendo cada 2 o 3 días durante unas dos semanas. Pasado este tiempo se sacude el exceso de sal, se llenan botes de cristal y se añade un hilo de aceite de oliva virgen extra.

Todas estas recetas de olivas deben conservarse en un lugar frío y oscuro y nos durarán varios meses sin problema. Son solo un ejemplo de las más clásicas, podemos adaptarlas a nuestro gusto y ponernos creativos. Con las olivas tenemos un alimento natural y saludable, rico en vitamina E y polifenoles que al igual que su aceite nos ayudan a prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el cáncer.